El Ayuntamiento de Málaga ha iniciado los trabajos de acondicionamiento del entorno del Monte Gibralfaro, que se podrá recorrer a pie gracias a la rehabilitación de tres antiguos senderos a los que se incorporará también un nuevo descenso en bicicleta. El consistorio prevé que las obras finalicen el próximo mes de marzo.

El objetivo del Ayuntamiento es integrar esta zona verde en los hábitos de recreo de los malagueños, al combinar su condición de suelo forestal con su ubicación en el centro urbano y tratarse de un lugar fácilmente accesible. Los tres senderos han sido bautizados como La MalaguetaAscenso al mirador de la Costa y Recorriendo la muralla. El primero conectará el mirador actual de la subida al Castillo de Gibralfaro con el Camino Nuevo, además de incorporar un nuevo mirador. El segundo unirá Mundo Nuevo con la calle Ventaja Alta, mientras que el último tendrá la particularidad de ser accesible para las personas con movilidad reducida en la primera mitad de su recorrido.

El recorrido para el descenso en bicicleta partirá de las inmediaciones de la carretera que baja a Mundo Nuevo y la calle Pinosol e incluirá tres senderos de nueva creación con un nivel diferente de dificultad cada uno de ellos. Entre los tres darán forma a un circuito circular de 646 metros y un desnivel aproximado de 42 metros. El proyecto contempla en el entorno del recorrido en bicicleta, bautizado como Descenso del Castillo de Gibralfaro, la creación de una zona de descanso que tendrá dos mesas de picnic, papeleras y aparcamientos para bicicletas.