Un estudio del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (Creal) ha constatado que las zonas verdes se asocian con una mejor percepción de la salud física y mental de los ciudadanos, independientemente del grado de urbanización, del estado socioeconómico y del género.

La investigación, publicada en ‘Environment International’, destaca una evidencia “cada vez mayor” de los efectos beneficiosos en la salud de los entornos naturales, principalmente zonas verdes, así como la poca evidencia de los beneficios para la salud de los espacios azules, como playas y ríos.

El estudio, enmarcado en el proyecto europeo Phenotype, destaca que asociar las zonas verdes a una mejor salud “se explica por la reducción del estrés que proporcionan”, como por ejemplo caminar por calles con árboles.

En cambio, la investigación no ofrece resultados concluyentes sobre los posibles beneficios para la salud de los espacios azules, por lo que los responsables han destacado que se necesitarán más estudios en este sentido.

ENCUESTA DE SALUD

En el estudio se han analizado los datos de los adultos entrevistados entre 2010 y 2012 en la Encuesta de Salud de Catalunya (Esca), que incluían características sociodemográficas, la percepción de la salud, la actividad física y el apoyo social, mientras que los indicadores de verdor del entorno y del acceso a entornos naturales se obtuvieron a partir de las direcciones residenciales de los participantes.

Los hallazgos que han proporcionado los datos, junto con la evidencia de los estudios anteriores, refuerzan la importancia de las zonas verdes para tener pueblos y ciudades más saludables.